Noticias

¿Sin planes para Fiestas Patrias?: escapadas cercanas para disfruta

MARÍA HELENA TORD

Las Fiestas Patrias se encuentran a la vuelta de la esquina. Si aún no tienes planes para disfrutar del fin de semana largo, aquí te damos algunas opciones cercanas para sacarle el jugo al feriado. Toma nota.

PARACAS PARA TODOS
Paracas es siempre una buena opción, sobre todo en esta época del año, cuando buscamos con ansias el sol. Paracas no tiene pierde. Está muy cerca de Lima, a solo 250 kilómetros. En auto se hacen unas tres horas y media y hay buses que salen cada diez minutos desde Lima.

Hoteles en Paracas los hay cada vez más. A los clásicos Libertador y La Hacienda se han sumado en los últimos años el Hilton y el San Agustín. Cada hospedaje, que son tipo resort, ofrece distintas actividades en la misma playa. Aprovechando los vientos se practica el windsurf, el kitesurf y el catamarán, así como el kayac y remo. La diversión se centra también en el área de las piscinas, ya que la playa no es muy buena para el baño.

Para los niños hay clubes especializados para ellos en cada hotel.

Fuera de los resorts, vale la pena aprovechar el entorno natural de la reserva donde hay playas como La Mina y Mendieta y maravillosos paisajes del desierto. Es bueno dedicarle un día por lo menos al entorno natural que es gran parte del encanto de Paracas. En el muelle del Chaco salen también las embarcaciones a las Islas Ballestas, son lanchas que ingresan a la reserva para observar de cerca las aves, los lobos marinos y las singulares formaciones naturales e islas.

CAÑETE: GASTRONOMÍA Y AVENTURA ASEGURADA
No hay que ir muy lejos de la ciudad para encontrar un poco de sol, tranquilidad y diversión, y es que el valle del Río Cañete –a solo dos horas y media de camino de la capital–, tiene mucho que ofrecer al visitante.

Toma la Carretera Panamericana rumbo al sur y luego el desvío por la vía antigua hacia Lunahuaná.

Entre los principales atractivos de este lugar destacan sus paisajes y sus bodegas vitivinícolas, que tienen al pisco uvina como principal variedad de esta zona. Así también sus restaurantes campestres, donde los potajes a base de camarón y la trucha son los más solicitados.

Lunahuaná posee un interesante legado histórico, siendo el Complejo Arqueológico de Incahuasi el principal exponente.

En las últimas décadas, este destino se ha convertido en un lugar muy visitado por los amantes de los deportes de aventura, puesto que su geografía permite la práctica de diversas actividades como canotaje, bicicleta de montaña, incursiones en cuatrimoto, paseos a caballo, canopy, entre otras.

Hoteles y restaurantes
Bodegas en Lunahuaná hay muchas. El pisco artesanal sobra, pero como en todo, siempre habrá calidades. Fundada en 1860, la Casona del Valle es una de las más antiguas. Otras, como la De La Motta, ha creado un apacible hospedaje en sus linderos, con piscina incluida. Y si de dormir bien se trata, arrullados por le río, La Confianza Hotel es una excelente opción familiar. Una alternativa con más concreto de por medio, para quienes buscan comodidad absoluta, es la que ofrece el River Resort.

El nombre de Lunahuaná proviene de la palabra quechua runa wanaq (escarmiento de gentes), que alude al castigo que aplicaba el caudaloso río Cañete, a aquellos que se atrevían a cruzarlo sin usar el puente. Si vas a aventurarte en sus aguas para practicar canotaje, lo mejor será contactar con agencias que ofrezcan garantías. Lo mismo si se trata de surcar el canopy más extenso de todo Sudamérica, con 2.500 metros de largo. Algunas recomendable son Expediciones Lunahuaná, Lunahuaná Tours e Incatrek Perú.

Y para comer, prueba El Refugio de Santiago y el Rosedal.

CARAL: UN VIAJE EN EL TIEMPO
A solo unas horas al norte de la ciudad de Lima se encuentra el complejo arqueológico de Caral, que lo transportará a un período de hace más de 5.000 años. La entrada es a través del valle, a unos 23 kilómetros de trocha. Una vez en el sitio, el recorrido puede tomar todo un día, dependiendo de lo que desee conocer.

Este gran complejo tiene impresionantes templos y pirámides que datan del período arcaico, una época en la que todavía no se utilizaba la cerámica cocida y sin embargo se organizaban para edificar estos grandes templos con fines ceremoniales en los que se han hallado artefactos hechos de huesos y conchas con fines religiosos.

Las visitas guiadas son generalmente dirigidas por los mismos arqueólogos que investigan en el sitio de Caral, por lo que el recorrido resulta especialmente interesante y didáctico.

Turismo gastronómico
Para comer en el mismo Caral, está la asociación de vivanderas que ofrece un almuerzo típico que consiste en pachamanca y que cuesta aproximadamente 15 soles. O si no, en la playa de Barranca está el restaurante Tato en la Av. Chorrillos 383, famoso por sus tacu tacus de mariscos También está en la zona el restaurante El fruto del mar, en el Jr. Progreso 370, Barranca. Otro clásico es la Salchichería de Huacho.

Para llegar –los que van en movilidad propia– se toma el desvío del km 184 (solo en temporada seca) hasta llegar al centro poblado de Caral, seguir al paradero turístico,al puente peatonal. De aquí caminar por 20 minutos hasta el complejo.

CIENEGUILLA: AIRE CAMPESTRE Y VALLES VERDES
Si buscas sol, relax y naturaleza a pocos minutos de Lima, te recomendamos darte una escapada a Cieneguilla, una apacible localidad que no suele atiborrarse de gente como otros destinos durante estas fechas.

Este distrito ofrece cómodos hospedajes, recorridos por algunos vestigios históricos, hasta restaurantes con propuestas para todos los gustos. Cieneguilla se ubica en el km 20 de la carretera a Huarochirí en el valle de Lurín.

Para comer, se aconseja La Ladrillera, sofisticado restaurante que ofrece pizzas y pollos preparados en horno de barro. El clásico Mesa de Piedra ofrece lechón al palo y tiene amplias áreas verdes. Y Granja 21 con especialidades a la leña en un bello ambiente campestre que cuenta con piscina con tobogán, canchas deportivas y zoológico.

Fuente: http://elcomercio.pe

MAS NOTICIAS


HOSTAL TEATRO INKA
TURISMO EN CUSCO